Cómo hacer que tus meriendas sean más saludables

Te pasas todo el día en el trabajo, con estrés y prisas mientras vas cumpliendo horarios. Pero llegas a casa por la tarde y te entra un hambre voraz, pero te encuentras sin ganas ni ideas de prepararte una merienda saludable ¿Te suena?

Esto puede ser parte de nuestro ritmo natural del cuerpo, pero también puede empeorar por otros factores, como el cansancio del trabajo, la falta de calidad de sueño o incluso un almuerzo demasiado copioso.

Y todo esto conduce a que justo, a esa hora de la tarde, vayas a picar lo primero que pilles y créeme que no una opción saludable

Claves para preparar meriendas saludables

Te voy a dar unos consejos para que tus meriendas sean más saludables y no caigas en la tentación de picar cualquier cosa. Toma nota.

Estar preparado

La forma más fácil de elegir opciones de meriendas más saludables es dejar algo preparado. Dedica un tiempo antes de que comience la semana, como el domingo por la noche, para preparar diferentes snacks o meriendas. Los refrigerios preparados se pueden dividir y colocar en recipientes para que pueda prepararlos para los próximos días. Luego te los puedes llevar al trabajo si está fuera de casa. Te aconsejo que pases por nuestra sección de recetas, en las que encontrarás opciones de recetas super fáciles de hacer y sobre todo deliciosas y nutritivas.

¿Otro beneficio de esto? Preparar tus propias meriendas saludables significa que sabes qué ingredientes llevan y así evitar cualquier ingrediente no deseado que puedes encontrar en los ultraprocesados.

Evita el azúcar

Cuando pasas la barrera de las 5 de la tarde, a menudo la opción más tentadora y rápida, es una gran dosis de azúcar. Pero la realidad es que esto no te proporciona la mejor solución para superar una caída de energía. Tu cuerpo digiere rápidamente los azúcares, lo que puede causar un pico de azúcar en la sangre. ¿Y qué sucede con eso? Pues que te da un subidón de azúcar y de energía, pero luego cae con fuerza, dejándote nuevamente cansado y con hambre (incluso puede que más que al principio)

Cuando hablo de azúcar, me refiero a azúcares refinados y alimentos ultraprocesados. Estos son los que tienes que evitar y los que te provocan esa caída de energía. Así que si te apetece algo dulce, puedes usar algunas de nuestras recetas o simplemente prepararte una macedonia de frutas que es comida real: azúcar naturalmente presente en la fruta + fibra + cóctel de vitaminas. Tú sabes perfectamente lo que te está pidiendo tu cuerpo, y puedes ayudarlo estando preparado para satisfacerlo con una alternativa de meriendas más saludables.

Elige bien los ingredientes

Independientemente de lo que elija comer como merienda, trata de asegurarte de que contenga una combinación de proteínas y grasas, además de carbohidratos de asimilación lenta (frutas, verduras, legumbres y granos enteros). Esto te ayudará a evitar el hambre hasta la hora de la cena. Un batido de proteínas más una pieza de fruta y un cuadradito de chocolate negro, por ejemplo, es fácil de preparar en casa y puede ser una opción rápida para dejar preparada por la mañana o incluso llevarla al trabajo.

¿Y si no tengo tiempo?

Siempre puedes recurrir a snacks o barritas ya preparados que te aporten proteínas de calidad que te ayuden a saciarte. Barritas como Yippie Bar o una barrita proteica como Weider Bar Protein o energética como Weider Bar Energy, te facilitan una alta cantidad de proteína lista para tomar sin grandes cantidades azúcares añadidos.

Yippie Bar de Weider

Otra opción de meriendas saludables pueden ser unas deliciosas galletitas proteicas o una tostada de crema de cacahuete o una deliciosa crema de chocolate proteica.

En resumen: no te prives de hacer tus meriendas y disfruta de algo dulce o un bocadillo incluso si te apetece. La clave siempre es elegir opciones saludables ¡Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!

Celeste González

Nutricionista, entrenadora, ex-competidora de fitness y amante del deporte y de un estilo de vida saludable.

Menú