El Plan Lean Protein



Plan de ataque para combatir los excesos post-fiestas

Feliz de poder escribir sobre este producto que sencillamente es maravilloso: Lean Protein.

Si, y vosotros diréis “más de lo mismo, todas las proteínas son iguales…” ¡nooo! Para nada es así. Mas de 80 años en el mercado dan como resultado una amplia gama de productos diseñados y pensados para todas y cada una de las necesidades.

Y es que Lean Protein, es un producto pensado para complementar tu alimentación diaria sobre todo en caso de dieta para la pérdida de peso.

Cuando restringimos el gasto calórico, es muy común tener ansiedad por carbohidratos o bajones de energía. Por más correcta que sea tu dieta, este efecto suele llegar tarde o temprano. Y eso es porque (por desgracia) tenemos a nuestro cuerpo acostumbrado a demasiados azúcares. Nos volvemos “adictos” al azúcar. Lean Protein posee en su composición ingredientes que modulan la absorción y el metabolismo de la glucosa, previniendo los antojos y los bajones de energía. 

La asimilación de esta proteína digamos que es media, para tener un efecto de saciedad mayor, está hecha a base de proteína láctea, suero de leche y proteína de guisante, L-Carnitina y té verde, entre otros ingredientes

Cómo tomarlo:

  • Yo la recomiendo a media mañana o media tarde (contiene un mínimo de cafeína, la cantidad justa para que haga efecto acelerador de metabolismo pero que para nada te quite el sueño)
  • También como parte del desayuno. Puedes desayunar un batido de lean protein + 2 tostadas con jamón serrano + 1 kiwi y estarás a tope toda la mañana
  • Ideal también como batido post entreno. Proteínas de máxima calidad para la recuperación muscular tras el ejercicio.

Puedes prepararlo con agua, es la forma que yo recomiendo. Pero si no eres tan estricto/a con tu plan de definición y quieres añadir más cremosidad, lo puedes preparar con leche desnatada o bebida vegetal sin azúcares añadidos

Además, esta proteína resuelve muy bien cuando tienes turnos complicados y no puedes comer a tus horas. (lo digo por mi experiencia!) En mi trabajo, con clientes, no puedo parar a comer hasta que termino, y por supuesto todos sabemos que se debe comer cada 3-4 horas, así que lo que estoy haciendo yo es llevarme una dosis de lean protein al trabajo, lo mezclo con agua ¡y listo! Me calma totalmente el hambre en un momento y continúo mi jornada con energía hasta el final.

Post relacionados

Menú