¿Son realmente malos los refrescos light?

¿Son realmente malos los refrescos light?

6 diciembre 2017

Es posible que hayas oído hablar sobre los posibles peligros de los refrescos light por su contenido en edulcorantes, especialmente el aspartamo. ¿Esto significa que debes evitar los refrescos dietéticos completamente porque son muy dañinas como una opción de bebida?

Te lo cuento en este artículo.

Varios refrescos que se encuentran en el mercado son dietéticos porque muchos de ellos no tienen calorías ni azúcar. Sin embargo, hasta ahora la investigación sobre los efectos a largo plazo de estas bebidas es contradictoria. Sólo encontramos un nuevo estudio que cuenta sobre su efecto en el peso y en la salud que puede arrojar algo de luz sobre este tema tan polémico.

Uno de los edulcorantes más utilizados es el Acesulfame potásico (ACE-K), el cual se mezcla normalmente con el aspartamo por su sabor amargo. Hasta ahora, según la FDA el Acesulfame potásico se considera seguro para el consumo humano, de hecho, la ingesta diaria aceptable de este aditivo es 15 mg/kg peso corporal. Para superar este límite una persona necesitaría consumir más de 20 latas de refresco en un día. A pesar de que esto es así según la FDA, hay algunas investigaciones que han descubierto que el ACE-K, como muchos edulcorantes artificiales, puede interferir con el apetito, lo que posiblemente genere un aumento de peso y problemas en la regulación del azúcar en sangre. Es decir, que en este momento no hay suficiente evidencia sustancial para determinar con certeza que ACE-K es peligroso para la salud humana a largo plazo cuando se consume en dosis normales.

El aspartamo también se ha investigado en gran detalle, pero sigue mucha controversia con los resultados. Una revisión de 2013 encontró que a niveles inferiores de 40 mg/kg de peso corporal al día o el equivalente de 19 refrescos diarios no influía en la salud de las personas.

 

¿Los edulcorantes artificiales causan Alzheimer o apoplejía?

Un nuevo estudio de 2017 publicado en Stroke evaluó la conexión entre la ingesta de azúcar y las bebidas endulzadas artificialmente sobre el riesgo de apoplejía y demencia. El estudio duró 10 años, y después de ajustar las variables que pueden relacionarse con estas enfermedades como la actividad física y el tabaquismo, los investigadores encontraron que la ingesta de bebidas endulzadas artificialmente se asocia con un mayor riesgo de demencia, accidente cerebrovascular y Alzheimer. 

Sin embargo, este tipo de estudios son observacionales, lo cual significa que siguen a un grupo de personas durante un período de tiempo para ver qué pasa con su salud mientras recopilan información sobre su dieta y sus patrones de estilo de vida.

Este tipo de estudios, aunque pueden proporcionar información y posibles resultados, no son concluyentes porque realmente no prueban la causalidad.

 

¿Los edulcorantes artificiales de los refrescos te hacen engordar?

Por un lado, hay varios estudios observacionales que sugieren que los edulcorantes artificiales pueden aumentar los antojos y ansias de alimentos altos en azúcares debido al impacto que tienen en las hormonas reguladoras del apetito, lo que puede conducir al aumento de peso.

Otros han encontrado que los edulcorantes artificiales pueden promover la resistencia a la insulina y la inflamación, y por ende al aumento de peso.

Sin embargo, ninguna de estas conexiones ha demostrado ser una causa directa del aumento de peso, por ende, no son estudios concluyentes. 

Y aquí es en donde se ven otros estudios donde los investigadores concluyen que la reducción general de azúcar de la dieta, incluso si se reemplaza con edulcorantes artificiales, ayuda a reducir las calorías en general, lo que ayuda a los personas a perder peso.

El problema de muchas personas es que cuando consumen este tipo de productos, se compensan con más alimentos y por ende más calorías y puede conducir al aumento de peso. Por otra parte, a nivel digestivo pueden incrementar la absorción de azúcar intestinal, aunque no tengan azúcar, si lo acompañas con otro tipo de alimentos (sobre todo hidratos de carbono), pueden potenciar esa absorción (https://academic.oup.com/qjmed/article-abstract/doi/10.1093/qjmed/hcx068/3574201/Sugar-and-artificially-sweetened-beverages-linked?redirectedFrom=fulltext)

Por último hay también estudios que demuestran que el alto consumo de edulcorantes puede producir cambios en la microbiota, que son las bacterias con las que convivimos en el intestino, y si destruimos nuestra flora intestinal podemos digerir peor los alimentos.

 

Entonces ¿Los refrescos son malos o no?

La respuesta es que hay que controlar su consumo porque a pesar de que no tenemos estudios concluyentes, lo ideal es que se beban ocasionalmente sobre todo para evitar la destrucción de nuestra flora intestinal, y para a aprender a disfrutar el sabor de los alimentos.

Sin duda es una buena opción para aquellos que desean controlar su peso y de vez en cuando tienen un antojo de dulce, y en moderación no perjudicará la salud.

La idea es no ser extremista, saber que no puede ser una bebida de “a diario”, pero si puede ser consumida sin problema alguno de manera moderada.

Stefy Activa
Stefy Activa

Licenciada en Nutrición y Experta en Nutrición deportiva.

  •  962
  • Puntúe este artículo:
    3.5